Alcachofas escalfadas

Por domingo, mayo 29, 2011 3 Permalink 0

alcachofas

Comerse una alcachofa entera hervida, acompañada de mantequilla derretida, sazonada con limón, sal y pimienta recién molida, es quizá la forma de obtener el mejor gusto de este vegetal. Por la satisfacción de saborearlo lentamente,  hoja a hoja hasta llegar a su delicioso corazón.  Las alcachofas escalfadas de esta receta son mi segunda forma preferida,  porque son muy fáciles de hacer, una vez se adquiere la práctica necesaria, y   porque son muy versátiles. Pueden mezclarse en una ensalada, en una plato de pasta, procesarse y transformaste en un dip,  comerse como antipasto o servir de “topping” para un pizza. Además,  el que reciba de regalo un frasco lleno de estas alcachofas le estará, de corazón, eternamente agradecido.

Las alcachofas, aparte de ser un mimo para el paladar, nos traen beneficios: son ricas en antioxidantes, en vitamina C, bajas en calorías, ayudan a bajar los niveles de colesterol  “ malo” y al buen funcionamiento del hígado.  Otra cosa interesante y divertida  es que, después de las alcachofas, lo que tomemos o comamos,  nos sabrá dulce. Según Harold Mcgee, autor del libro “ La Cocina y los Alimentos”,  esto se debe a que las alcachofas contienen Cinarina, una sustancia que inhibe algunos receptores del sabor  dulce de la lengua. Al tomar o comer cualquier alimento después de las alcachofas, los receptores empiezan a funcionar nuevamente, intensificando el sabor dulce hasta del agua misma. Esta propiedad de interferir con la percepción de los sabores, es una de las razones, que hace del matrimonio entre las alcachofas y el vino un reto para los “sommelier”.

Alcachofas escalfadas

5 alcachofas medianas o grandes
3 cucharadas de aceite de olivas
2 cucharadas de vinagre de vino blanco
1 cucharadita de sal
2 hojas de laurel
1 rama de tomillo fresco
4 dientes de ajos enteros y pelados
la cáscara de medio limón
5 pepas de pimienta negra

Para limpiar las alcachofas, tenga listo un tazón de agua con limón. Con la ayuda de un cuchillo, corte las hojas de las alcachofas, desde la punta, hasta el centro de la misma, aproximadamente.
Luego, empiece a retirar con las manos las hojas exteriores, al inicio gruesas y duras, poco a poco se vuelven más tiernas. Cuando el color de las hojas alcance el verde pálido, es el momento de parar, tomar el cuchillo pequeño y el pelapapas para quitar cualquier aspereza restante. Sumerja la alcachofa en el agua con limón de vez en cuando para evitar que se oxide y oscurezca.  En este punto, corte la alcachofa en dos,  luego cada mitad en dos o tres partes, dependiendo  del tamaño. Aparecerán en el centro unas hojitas moradas que. aunque delgadas son muy afiladas. Arránquelas de raíz y ya quedamos con los trozos de corazón. Sin embargo, queda una último impedimento:  una capa de cerdas finas que protegen el atesorado final. Retírelas con la ayuda del cuchillo. Si bien inofensivas, son desabridas y muy desagradables para el paladar.  Ahora sí está el corazón con todo su encanto al descubierto, listo para cocinar. Dejar algo de las hojas es importante, como huellas de un camino que no fue fácil y como recordatorio para saborear cada bocado con solemnidad.

alcachofas-arregladas

Reserve los corazones en el agua con limón mientras repita esta operación con el resto de las alcachofas.

En una olla, caliente a fuego medio el aceite de olivas. Incorpore las hierbas, los ajos, la cáscara de limón y los granos de pimienta. Escurra e incorpore las alcachofas. Cocine por dos minutos. Incorpore el vinagre, la sal y suficiente agua como para llegar hasta la mitad del nivel de las alcachofas. Una vez hierva, tape y cocine por 25-30 minutos o hasta que los corazones esten tiernos.

Deje enfriar y envase, con sus jugos, en un frasco de vidrio esterilizado. En la nevera duran hasta 10 días.

alcachofas-escalfadas

3 Comments
  • ana maria
    junio 2, 2011

    Hola, voy a ensayar, cocinar con alcachofas es algo que siempre me ha causado temor

  • ana maria
    junio 16, 2011

    que delicia y ahora venden aca los alcahuciles bebes son expectaculares y mas rapidos de hacer con vinagreta y pesto y queso de cabra derretido
    tienes razon el vino es todo un reto

  • Alberto Eraso
    julio 4, 2011

    me encanta, gracias por todo!

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *