DIP DE GARBANZOS, ZANAHORIA Y ESPECIAS

DIP-D-ZANAHORIAS-2

 

Los “dips” de leguminosas son una alternativa deliciosa para cuando asalta la fatiga: se pueden conservar en la nevera hasta por 5 días, son ricos en proteína y, cuando son hechos con aceite de olivas, como en este caso, también lo son de grasas saludables. Se pueden acompañar con palitos de verduras, para los que quieren cuidar la línea,  esparcirse sobre galletas, tostadas o pan pita para hacer una merienda perfecta. Si aumentamos un poco la cantidad y añadimos una buena ensalada,   funcionan hasta como  un almuerzo ligero.

Esta es una versión del hummus de garbanzo clásico con la dulce adición de zanahorias asadas y de especias tostadas – comino y semillas de cilantro – que le dan profundidad al sabor.

En las clases de cocina, he sido testigo de que el comino despierta odios o amores, predominando siempre lo primero. Me pregunto si tal vez  esa reacción proviene de que es una especia que ha sido usada y abusada en la cocina típica, hasta el punto de  creerla criolla. Lo cierto es que el comino ni es criollo, ni es nativo de América. Es, aparentemente,  originario de Egipto y del Mediterráneo, y ha sido empleado por miles de años tanto por su sabor como por sus propiedades. Hoy sigue siendo un ingrediente esencial en diversas tradiciones culinarias como la hindú,  la de Africa del Norte, la mexicana, la árabe y la latinoamericana. No hace falta sino una pequeña cantidad de comino para obtener un sabor complejo y un ligero toque picante en sus preparaciones. Además, es digestivo y rico en minerales.

El secreto para el uso exitoso de esta especia es comprar las semillas enteras en vez de molidas. Cuando tostamos ligeramente la cantidad que queremos usar, en un sartén por ejemplo, y la molemos al instante en un mortero, aprovechamos todos los matices de aroma y sabor que ofrece el comino. Si usted es de los que ha desterrado de su cocina el milenario adobo, le prometo que, cuando sienta el olor de comino tostado recién molido, se sentirá tentado a darle una segunda oportunidad.

Muchas gracias por acompañarme en el blog durante el 2012.
Les deseo a todos un suculento 2013.
Definición de suculento: jugoso, sustancioso y muy nutritivo

DIP DE ZANAHORIAS

3 zanahorias peladas y cortadas en rodajas
1 ¼ de taza de garbanzos cocidos
1/3 de taza de aceite de olivas
1 diente de ajos machacado
½ cucharadita de semillas de comino tostadas y molidas
1 cucharadita de semillas de cilantro tostadas y molidas
El jugo de un limón
Una pizca de chile en polvo
Sal al gusto

Precalentar el horno a 200˚C
Disponer las zanahorias en una placa para hornear. Rociar con aceite de olivas y asar por 20 minutos o hasta que estén cocidas y algunos bordes dorados. Alternativamente puede cocinar las zanahorias al vapor, pero el resultado final es más interesante cuando se asan en el horno.
Procesar todos los ingredientes hasta formar una pasta homogénea. Incorporar un poco de agua o del líquido de cocción de los garbanzos si la mezcla esta muy sólida.
Ajustar la sazón con sal y con una pizca de chile en polvo.
Servir con vegetales en palitos, con galletas, tostadas o pitas

 

4 Comments
  • Eva
    enero 3, 2013

    Me encantan los dips y ten por seguro que este lo hare, solo una pregunta que cantidad es de comino, a mi en particular me encanta y a mi hermana le facina.
    Bendiciones.
    Eva

    • Olga Sofía Pérez
      enero 5, 2013

      Hola,
      Gracias por la pregunta! había un error en la receta, las semillas de cilantro estaban repetidas. Ya esta corregida.
      Saludo!

  • Gloria Escobar
    enero 4, 2013

    Gracias Olga Sofia por compartirnos tus recetas tan deliciosas y utiles

  • Patricia Morales
    enero 14, 2013

    Hola! Se ve delicioso. Lo ensayaré…
    PM

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *